viernes, 8 de agosto de 2008

CUANDO CANTAR ES PECADO

(a Federico García Lorca)


Jamás ignoraste tú
lo peligroso del juego.
Que hasta cantar es pecado
cuando se le canta al pueblo.
Pero, ser fiel a los tuyos
te obligó a correr el riesgo,
y tú poema fue un grito
al lado de los plebeyos.

Tu guitarra cantó al hombre
y tu pluma al mundo entero.
Tú derrumbaste morales
que estaban lejos de serlo.

Dijiste que la mujer,
además de alma, es cuerpo
y plasmaste en tu prosa
el latir de sus deseos.
La moral inquisidora
jamás te perdonó eso
y creyeron que el demonio
estaba obrando en tu cuerpo.

Tú lloraste como un niño
la muerte de un gran torero
y cantaste como hombre
al andaluz jornalero.

Al perfume de jazmines,
que tus ventanas cubrieron.
Al olivo de tus tierras
naranjos y limoneros ...
Y llevaste el teatro
a las plazas de los pueblos.
¡Y es que tu sangre llevaba
madera de romancero!

No olvidaste al gitano
en la rima de tu verso;
marginado por el payo,
perseguido hasta el infierno.

También cantaste a otra gente;
a esas, con lengua de fuego,
más que cantar le dijiste
lo que sentías por ellos...
Empezaron a acosarte
como hienas al acecho
hasta atravesar, a oscuras,
de balas tu limpio pecho.

Tu boca quedó cerrada
por los disparos de fuego.
Tu sangre sobre la tierra
nos dijo que estabas muerto.
Pero siguieron con vida
tus romances y tus versos
y para siempre, en nosotros,
la sombra de tu recuerdo ...

7 comentarios:

desde Lebrija para el mundo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
desde Lebrija para el mundo dijo...

En este mes, aunque la fecha exacta no está clara, se cumple 72 años de su asesinato y he querido hacerle presente con este poema en mi blog.
Espero que estas pequeñas cosas ayuden a no olvidar. No para vengar, pero sí para que no se repitan.
besos

Conchi dijo...

Antonia, un bello poema para un gran poeta. Me gusta que lo hayas traído y que, como tú dices, sigamos recordando la tragedia de la muerte de Lorca. Ojalá esas situaciones no se repitieran nunca ni aquí ni en nigún país.
Podrán quitarnos la palabra pero no el pensamiento.
Un abrazo.
Conchi

Glauca dijo...

Un detalle hermoso en una fecha que quedó incierta en el caos de la sinsazón.

desde Lebrija para el mundo dijo...

Tienes razón Conchi, pero lo triste es que crimenes de esa indole no han dejado de ocurrir nunca, en un lugar u otro, ni tiene pintas de ello.
De todas formas confiemos en que la fuerza de nuestros deseos se note.

Glauca, gracias por compartir conmigo el valor de este recuerdo a F.García Lorca y gracias por vuestras visitas.
Besos

La Calderón dijo...

Hola Antonia. Soy La Calderón quiero agradecerte el comentario a mis humildes versos,decirte que me has hecho sentir emocionada y también felicitarte por éste poema tan sentido, que por supuesto comparto, pues yo amo a Federico.
Tú has entrado en mi nuevecito blog, en el cual aún no me animo a publicar todo lo que escribo, pues tu sabes mi condición de latinoamericana, y lo que siente uno en las entrañas "cuando la sangre dá coces/y mi nación me reclama".
creo que poco a poco me iré animando, y tú me has dado el primer empujón, cosa que te agradezco infinitamente.
Ha sido doble la emoción, pues el cincuenta por ciento de mi sangre es andaluza y el otro cincuenta está repartida entre Asturias y León.
Eres una gran poeta y comparto tu inclinación hacia lo social y humanístico, porque a mi me preocupa, y escribo mucho sobre ése tema, con la triste realidad de que aquí, no son los inmigrantes indocumentados ó sin papeles ó los mojados, los que sufren la discriminación, si nó, los auténticos dueños de la tierra, que son los aborígenes.
Te envío un fuerte abrazo y voto por las casualidades, que te han hecho entrar en mi pequeño blog.
Susana

desde Lebrija para el mundo dijo...

Gracias Susana, ¿Sabes? esto de lo digital no termina de engancharme pero me parece una forma estupenda para transmitir ideas y compartir intereses. Sin embargo me da miedo el robo de tiempo que nos puede suponer y me mantengo atenta. Es uno de los motivos por lo que no "me dedico" demasiado a este mundo de los blogger.
No me gustaría terminar, a mis años, saltando de un blog a otro. De vez en cuando, sí emprendo un recorrido por algunos de ellos,- y lo hago con sumo gusto-, para descubrir, conocer y compartir otros interese, sentimientos y expresiones.
Un beso
Antonia