miércoles, 3 de septiembre de 2008

"LOS ILEGALES"

Hace poniente y la mar
apenas la mece el viento.
La luna saldrá más tarde,
la noche guarda silencio...
Apiñados en pateras
salen surcando las aguas.
Como equipaje, tan sólo,
la pena y la esperanza.
El miedo y la ilusión
y una, continua, plegaria:

¡Que no nos vean,
Señor, que no nos vean!

De lo poco que tenían,
le han despojado y al nombre
"renuncian" en el camino.
Pobres, mujeres y hombres,
que han de soportar la pena,
de siendo gente léales,
escuchar como le llaman,
de nombre, los ilegales.

¡Que no les vean,
Señor, que no les vean!

Más, si le ven como no,
su muerte o su presencia,
debiera de enrojecer
nuestra cara de vergüenza
al ver como les ultrajan,
sabiendo, como sabemos,
que su único pecado
es ser pobres y morenos…

9 comentarios:

el aguaó dijo...

Este verano, cuando el sol caía y el día se convertía en crepúsculo, mi primo y yo mirábamos al mar. Estábamos en la playa tranquílamente. En silencio.

De pronto, sin dejar de mirar a la inmensidad del agua, mi primo de me dijo:
- Es grande. Hay tela de agua.
En su expresión no había sorpresa. No había comentario absurdo, aunque sus palabras pudieran parecerlo. Había solemnidad. Esas palabas escondían un pensamiento.
- Pues imagínate a esos pobres hombre y mujeres, a esos niños que lo dejan todo atrás. Que se arriesgan con todo por lo que está por venir. Un futuro esperanzador tras el peligro de la muerte. Hay que verse ahí sólo para pasar miedo. Tiene que ser tela lo que les empuje a eso.

Y llevaba razón. Lo arriesgan todo. Y cuando llegan... no siempre encuentran esa esperanza anhelada.

Una gran entrada digna para la reflexión, com nos tienes acostumbrados.

Un beso.

desde Lebrija para el mundo dijo...

Ciertamente, sus sueños se realizan muy pocas veces, y lo que mas duele es que su dolor sea tan invisible.
Gracias por tu reflexiva visita
abrazos

José Teodoro Pérez Gómez dijo...

Hola, Toñi, (Así te decíamos en otro tiempo ¿no?).
¡Qué triste la vida de estas personas! Cuánto tienen que pasar para arribar a un supuesto paraíso que no existe realmente. Aparte de enfrentarse a las contrariedades del tiempo, tienen que hacerlo en unas condiciones infrahumanas y encima siendo manipulados, explotados y engañados por mafias innombrables, muchas veces, desgraciadamente, surgidas en sus propias proximidades.
Es para zarandear las conciencias de quienes tenemos holgura para tratar nuestras necesidades.

espero que hayas difrutado del niño que has acogido este verano en tu casa.
No sé si te gusta la feria. Sé que ahora es la vuestra. Son momentos de compartir alegría y amistad. Aunque si no se controla la cosa, también es un atraco a la economía de los bolsillos.
Me alegra saludarte. Mi reconocimiento.

Conral dijo...

Esta mañana escuchaba en la radio las noticias. Habían llegado ciento y pico "sinpapeles" a las costas de canarias. Así los llamaban, "sinpapeles", y me llegó al corazón. Pensé en esas personas: hombres, mujeres y niños que, como muy bien has dicho tú y el aguaó, rezan por no ser descubiertos, exponiendo lo único que tiene, su vida,para venir a un lugar mejor. Y ahora qué? Los han descubierto. Ahora para atrás, sin nada, peor que cuando salieron seguro...
Siento mucha pena de que esto siga sucediendo. ¿Por qué no se moverán los corazones de los que gobiernan?
Saludos, Antonia, y mi agradecimiento por seguir escribiendo y compartiéndolo con nosotros.
Conchi

FAMILIA BARREDA-JAÉN-HAMADA dijo...

Antonia, precioso el poema.
Me uno a tus sentimientos. Ojalá tuviésemos tod@s un corazón sin fronteras, porque eso llevaría a que tampoco existiesen fronteras en el mundo.
Cuando todos tengamos claro de que antes que ciudadanos de un país somos ciudadanos del mundo, dejaremos de ver a la inmigración como un problema.
Un abrazo.

desde Lebrija para el mundo dijo...

Sí Teodoro, "Toñi" o Antoñi; eran otros tiempos. Aquellos jóvenes de entonces nos hemos somos señores/as que peinan canas, como se aprecia en tu foto y en mi misma.

Ciertamente lo, aún, mas duro es su llagada a paraisos supuestos y engañados. Veremos hasta cuando se hace sostenible una desigualdad tan brutal. Y veremos que sorpresa nos aguarda el futuro.

La feria me gusta pero no me apasiona. Esos eventos me atraen por la comunicación y reencuentro con amigos y amigas, pero eso cada vez es más imposible por los ruidos músicales. El conversar se hace difícil y al fin nos limitamos a comer, beber y a negr o afirmar por intuición y no por lo que escuchas,con el gran riesgo de metar la pata. Es mi visión de la feria, pero de seguro que otros la ven y disfrutan de distinta forma. Y en esto, como en otras cosas, lo más bonito es la diversidad.

La experiencia con el niño ha sido buena; el niño era, es, un encanto y me ha despertado muchos interrogantes. Quisiera escribir algo sobre ello, pero espero a tener una distancia prudente, de lo vivido, para hacerlo.
Saludos de Antonia

desde Lebrija para el mundo dijo...

Si Conchi, ahora se le ha dado llamar "los simpapeles" porque "los ilegales" era demasiado: no hay persona ilegal; ilegal en todo caso será la situación en que se encuentre.
¿Cómo se podría dar respuesta a esta realidad? De sguro que no será fácil
pero algo se tendrá que hacer para que el dolor y la desesperación de tanta gente, no nos siga siendo invisible.
¡Gracias a tí por tus visitas!
Un beso.

Familia B.J.H. ¡Qué bonita utopía eso de la no frntera, pero parece que eso cada vez se hace mas difícil siquiera el soñarlo.
¡Nos vemos!
Un beso

desde Lebrija para el mundo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

这是我第一次我访问这里。我找到了这么多,尤其是在您的博客讨论的有趣的东西。从你的文章评论吨,我想我不是唯一一个拥有一切乐趣在这里!保持良好的工作。