martes, 7 de abril de 2009

CAMINOS, CAMINOS...



Caminos de luces.

Caminos de niebla.

Caminos de flores.

Caminos de piedras.

Caminos...

Ya cuando nacemos

todos encontramos

caminos pendientes,

por otros trazados.

A veces son cortos
otras se hacen largos.
Más nadie nos libra

de sus altibajos.

Ni del laberinto
de que sean tantos.


Caminos, caminos…


Caminos seguros.

Caminos inciertos.

Caminos que eliges.

Caminos impuestos.

Caminos…

De utopías rotas,
y sueños logrados.

Áridos caminos

para ser andados.

Y, si un sólo día
te sientes cansado.

pudieras oír;

¡Qué haces parado¡


Caminos, caminos…


Caminos derechos.

Caminos sesgados.

Caminos que sueñas.

Caminos negados.

Caminos...

En los que cavilas

a solas contigo,

mirando el especio;

soñando el camino
que sabes, o intuyes,

que existe. Y ocultan,
niegan o destruyen…

Y así lo sepultan.


Caminos, caminos…


Caminos unidos.

Caminos marcados.

Caminos distantes.

Caminos cruzados.

Caminos...

Múltiples caminos;

algunos tan arduos

y llenos de escollos.

Y otros tan llanos.

Así desde siempre;

siglos y más siglos
de la humanidad
buscando caminos.


Caminos, caminos…

8 comentarios:

Conchi dijo...

Bello poema, Antonia. ¡Cuántos caminos debemos recorrer en nuestra vida! No es sólo uno... Es falso eso que se dice de: "tú sigue tu camino", ¿pero, cuál es mi camino" Ya lo decía Machado también, "caminante, no hay camino..."
Por cierto y a propósito, el otro día pasé por Lebrija, jaja, pero iba en tren, paramos en la estación y me acordé de vosotros. Tampoco sé si estáis pasando la semana santa ahí, en el pueblo o dónde.
Os mando un fuerte abrazo y gracias por compartir el poema.
Conchi

José Teodoro Pérez Gómez dijo...

Caminos... ¡Cuanta razón llevas y qué bien expones tu posición sobre las situaciones que se nos presentan en la vida! en este bonito y fluido poema.
Son muchos los caminos que nos encontramos a nuestro paso y muchos los que vislumbramos sin pisar jamás.
Creo que es interesante que los caminos puedan ser confluyentes, convergentes, que tengan la predisposición a tener "algún cruce", algún "punto de encuentro"; de esta manera, es posible el saludo, el empleo de la palabra, el intercambio de opiniones, de estados de ánimos, de inquietudes..., en definitiva el contacto humano.
Cuando los caminos son paralelos es imposible que los viajeros podamos comunicarnos, como no sea a voces, lo que resulta incómodo y de difícil entendimiento; la permanente distancia es un obstáculo lamentable. Y, si son divergentes, pues entonces la comunicación es totalmente inviable, porque los caminantes se alejan cada vez más, dando al traste con toda potencialidad de diálogo, (así se anulan las posibilidades de mantener ningún tipo de relación).
Particularmete creo, que los caminos están para hacer más cortas las distancias, y llevados al terreno de la comunicación, para acercar a la gente.

Espero no ser muy pelma.
Un abrazo

La Calderón dijo...

Hola Antonia!! ¡¡Cuánta realidad hay en tu poema!! Y que análisis profundo has hecho sobre los caminos de la vida.
Creo que solo debe haber algunos pocos privilegiados, que han podido tener caminos llanos.
En general, la mayoría, son laberínticos, con obstáculos y hasta de cornisa, donde tienes que andar con mucho cuidado para no estrellarte ¡¡Menos mal que de tanto en tanto, hay algún remanso donde tomar aliento para seguir!!
Bueno, como tú dices, por siglos, no ha habido variantes, y solo Dios sabrá como sigue ésto.
Te envío un fuerte abrazo y me alegro mucho de estar leyéndote nuevamente...¡¡Felices Pascuas!!
Susana.......
P.D: Te he enviado un correo y me ha sido devuelto, no se que ha pasado.

desde Lebrija para el mundo dijo...

Vuestros comentarios han enriquecido el poema en sí. Gracias por esa reflexión compatida.
Conchi, ciertamente no estabamos en Lebrija acabamos de volver de Chipiona. A ver si alguna vez nos vemos siquiera en Marchena.
Teodoro tu reflexión no es ninguna pesadez; todo lo contrario.
Susana, el buzón estaba "a tope"; es decir llenito.
Os deseo lo mejor para estas fechas y esta tarde os visitaré, de seguro que, al menos Conchi, tentrá muchisimas novedades. ¡Ah! le debo una receta.

Un abrazo
Antonia

Conchi dijo...

Antonia, gracias por tu visita y sigo esperando esa receta, que sé que será estupenda. Piensa en los niños, eh!!! jaja, si a ellos les gusta a nosotros también.
Un abrazo y feliz semana.
Conchi

Anónimo dijo...

Pues si que te ha salido bien lo de la foto...
Un beso
Jose

Beatriz Salas dijo...

Antonia, me ha encantado este poema, es tuyo? Te importaría que lo grabara para que lo oyeras?
Un saludo
Beatriz

Beatriz Salas dijo...

Antonia Vidal, me lees?? No sé si entras a tu blog y me gustaría que me contestaras, por favor, tengo algo que decirte.
Te dejo mi correo personal

beatrizsalasescarpa@gmail.com

Un beso, poeta!