martes, 17 de junio de 2008

AL JOVEN NAZI


Aunque me lo juren una y mil veces
y tercos se empeñen, en decir que sí;
no puedo creerlo. ¿Cómo he de creer
que tú desde niño ya fueras ruin?

Sé que como todos fuiste campo virgen
para ser labrado con odio o amor,
y fuiste encontrando gente que sembraron
cardos y no flores en tu corazón.

Maldito es tu sino y horrenda tu suerte.
Porque pobre es, quien no puede amar
y lleva en su rostro la faz de la muerte,
porque en sus entrañas ha anidado el mal.

En toda esta infamia, contigo es culpable
quien va repitiendo, impune, a tu oído
frases tendenciosas de orgullo de raza,
hasta perturbar tus cinco sentidos.

Y cómplice es quien, por lo bajito,
dando cal y arena va creando dudas,
alzando discordias con hechos confusos.
Y oculta su fin, lo mismo que Judas.

E implicado está, quien callando asiente
a los prejuicios de esta sociedad.
O aquel que no piensa, y se hace eco
de impúdicos bulos llenos de maldad.

A pesar de todo, eso no te exime
y serás juzgado por vil asesino.
Porque a tus espaldas ya llevas la muerte
de cinco inocentes. Por eso te digo;

que aunque me das pena, por tu juventud,
para tu defensa no cuentes conmigo.
Aunque yo no exculpe a los que te incitan
a ver al extraño como a un enemigo.

(Hannover 17.6.1993)

8 comentarios:

desde Lebrija para el mundo dijo...

Este poema lo escribí tras un incendio, en Solingen, llevado a cabo por menores, en una casa habitada por turcos: murieron tres niñas y dos mujeres. Lamentablemente,15 años después, el tema del racismo sigue siendo actual en cualquier rincón del mundo. Y en cualquier rincón del mundo se sigue atizando rencores, bulos y prejuicio contra lo extraño. Algo de triste actualidad, también, en nuestro país

Abrazos de Antonia

Piedad dijo...

¡Hola antonia!: el blog de conchi me ha traído a este, y no sé porqué, pensaba por tu apellido que eras catalana y ahora veo que eres andaluza. Pues yo soy andaluza afincada en cataluña.
bueno pues, lo que he leído hasta ahora de tu blog he de decirte que me gusta mucho, porque dices muchas verdades. es una pena que pasen cosas así siendo todos seres humanos como somos, y que haya gente que no lo considere como tal, ¡no tienen perdón de dios!
Saludos.

desde Lebrija para el mundo dijo...

Si Piedad, yo posiblemente sea un "cachito" de cada sitio pues mi segundo apellido es Bertholet, pero soy andaluza; tengo familia en Barcelona y estoy ligada a cataluya por una cuñada.
Gracias por tu visita y me alegro que te guste el contenido del blog. Como puedes ver son romances y poemas vivos; "la vida en versos" como me gusta llamarle.
Cordiales saludos

FAMILIA BARREDA-JAÉN-HAMADA dijo...

Precioso poema para una triste realidad que por desgracia sigue presente.
El racismo es deleznable siempre, pero lo es más aún cuando nos damos cuenta de que en el fondo el mayor racismo que hay es el causado por la economía.
Un musulmán que vende alfombras es un moro, un musulmán que lleva su yate a Puerto Banús, es un árabe...

No me gusta el mundo en blanco y negro, lo prefiero de todos los colores.
Un besito de toda nuestra ONU particular.
Todos y todas tenemos corazón, aunque la piel que lo cubra sea de distinto color.

José Teodoro Pérez Gómez dijo...

Veo que ya andas por aquí y, como es tu costumbre, aportando tu pensamiento en tus poemas que son auténticos manifiestos.
Bienvenida
Saludos cordiales

desde Lebrija para el mundo dijo...

Pienso como vosotros familia, el racismo siempre lleva una fuerte carga de clasismo, por ello se hacen ofertas tentadoras para atraer al turista y se levantan muros para evitar la entrada del pobre.
Si, Teodoro, ya estoy de vuelta. Tu comentario me ha hecho sonreir; tienes toda la razón, mis poemas son autenticos manifiestos. Y, la verdad, que tampoco soy capaz de que sean otra cosa. Bueno, sinceramente ampoco lo he intentado ni tengo intención de hacerlo.

Un abrazo y ¡gracias por vuestras visitas!

Conral dijo...

Un poema escrito con palabras bien empleadas para unas situaciones graves, extremas, dolorosas, incompresibles e imperdonables.
Sin embargo también transmiten sensibilidad y amor.
Me gusta.
Un abrazo.
Conchi

desde Lebrija para el mundo dijo...

No soy tan ingenua como para ignorar que la maldad esiste, pero siceramente creo que esta es alimentada desde fuera por turbios intereses. Por ello, la maldad en los jóvenes me da miedo y pena.
Besos