martes, 27 de enero de 2009

INTERCAMBIO CULTURAL


Dicen que vamos dejando

pedazos de nuestro ser,
por donde vamos pasando.

Más, un día comprobé
que otra gente recogía,
aquello que yo llevé.

También vi que yo tenía
infinidades de cosas,
que a otros pertenecían.

Y, así llegué a descubrir,
que no es valor absoluto
lo que de niña aprendí.

Pobre concepto racial,
que cree que otra cultura
nos resta en identidad.

Sólo se mermará aquél
Que se cierre a otra influencia
porque lo “autentico” es él.

5 comentarios:

el aguaó dijo...

Todo conocimiento de otras personas y otras culturas engrandece y amplía la riqueza cultural y conocimientos de cada persona.

Muy bien dicho amiga Antonia.

Un beso enorme.

La Calderón dijo...

Hola Antonia, como siempre, muy acertado tu mensaje, pues siempre, todos aprendemos de todos, aún de quién menos pensamos.
Te mando un gran abrazo amiga...desde Monte Grande...
Susana..........

desde Lebrija para el mundo dijo...

Mi experiencia personal así me lo ha dicho, y ahora sigo comprobándolo en la comunicación digital. Como no nos vemos no hay posibilidad de prejuicios... Aquí "todos los gatos son pardos".
Sólo la actitud de principios ante la vida nos distingue, ó une; un matiz que es personal e individual al margen del lugar de origen.

Un beso Antonia

Conchi dijo...

Nos queda tanto por aprender aún... Ojalá les dejemos unas buenas semillas a los que nos siguen (me refiero en la edad).
Un abrazo, amiga, y gracias por tus visitas, que sé que sigues muy atareada.
Conchi

El callejón de los negros dijo...

El mestizaje, el intercambio de vidas...

Qué pena que se perdió el trueque. Ese si que era el pasaporte para la integración.

Antonio