sábado, 10 de enero de 2009

A VECES...


A veces,
busco en tus ojos,
como el marino en la mar,
en la noche busca el faro
para poderse guiar.

A veces,
con estar juntos,
ya nos sobran las palabras.
Y otras que el silencio es
cuchillo que nos traspasa.

A veces,
yo te daría
el palpitar de mi alma,
el aliento de mi boca
y el fuego de mi palabra.

Aunque eso es;
a veces…
Porque en otras; hay otras,
en que arrancaría los besos
que antes diera en tu boca.

Y a veces,
una y mil veces,
me pregunto la razón,
del por qué de esos “a veces”.
Y llego a la conclusión,
que se debe,-
no le encuentro otra razón-,
a ese extraño maridaje
entre locura y amor.

Porque…
¿Cuándo conocieron ambos
la fuerza de la razón?

Por ello,
aunque otros nieguen,
y hasta perjuren, que no
conoce esos reveces,
su trayectoria de amor.
¡No me creo que esos
“a veces”,
nos pase sólo a los dos!

5 comentarios:

La Calderón dijo...

Hola Antonia, me alegro mucho que hayas podido resolver el problemita, así podemos seguir disfrutando de los bellos poemas que escribes que, como en éste caso, nos hacen reflexionar.
Lo tuyo tambien es ilustrativo.
Este año me he propuesto tratar de ser positiva, aunque las circunstancias sean adversas, de allí que he comenzado el año con éstos romances, que me vienen de vez en cuándo, no creas que tengo madera, solo de ves en cuando se me cruzan las imágenes de otras vidas, según dicen algunas personas; ¡Vaya uno a saber!
Un gran abrazote..........
Susana......

Glauca dijo...

Todos alguna vez nos vemos reflejados en tus " A veces...".

Conchi dijo...

Hola, Antonia. Este poema me transmitió amor, el amor de pareja que es tan bonito, tan importante...
Que triunfe el amor y la paz, que acaben ya los sufrimientos de los pueblos oprimidos.
Un abrazo.
Conchi.

(Por cierto, ha sido ya tu cumple? Te mando mis felicitaciones, por si acaso aún no fue, jeje)

desde Lebrija para el mundo dijo...

Susana, a personas de nuestra edad nos cuesta, al menos a mí, el bregar con estos medios, pero con un poco de corage y maña vamos tirando.
Es vedad Glauca, los " a veces..." nos sorprenden a todos pero... mientras que seamos capaces de superarlos.
Me uno a tus deseos Conchi, pero..., ¡parece ser que, eso de que el amor se imponga, cuesta tanto!
Ayer estuvimos en Sevilla manifestandonos contra el horror en Gaza. Había mucha gente y no encontramos a Dolores y Antonio, pero los presentiamos; ellos no fallan.
Un beso a las tres.

Antonia

La Calderón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.