jueves, 15 de mayo de 2008

A MI PADRE

soñador de utopías que,
enseñándome a leer,
me abrió puertas y con su vida
me invitó a la búsqueda de lo justo
...
..
Con el poema en tus manos, bajo la vela del patio;
te sientas y, atentamente, lo vas leyendo despacio.
Quiero que encuentres en él, recuerdos de lo vivido;
un relato justo y fiel, de lo que tu vida ha sido.

Lo que a ella preguntaste, al sentirte incomprendido;
aquello que te impusieron, y lo que hubieras querido.
Lo que aceptaste y negaste, cuando asumiste tu sino;
lo que seguiste soñando, sin encontrar el camino…
Arañaré en mis recuerdos, hasta encontrar escondido
aquello que por lejano, lo damos por no vivido.
Cada momento de ayer, quiero revivir contigo,
para apelar, a quién toque, en tu nombre y en el mío.
En el de todos aquellos que fueron desposeídos,
y los que siguen sufriendo la condena del olvido.
No es verdad ese refrán, para el pobre tan hiriente
que dice que; “cada cual, es herrero de su suerte”.

El canto del gallo a ti, ya te cogía en camino
y regresabas de noche, con el grin, grin, de los grillos.
Alimentando utopías; hablando contigo mismo,
preso de tu soledad, caías en el mutismo.
En tu capacha aceitunas, pan, la navaja y tocino
y una botija de agua, a la sombra del olivo…
Y tú, detrás de la yunta, agarrado a la mancera
de aquel arado de palo, ibas labrando la tierra:
Tierra de terratenientes de la baja Andalucía,
que la daban arrendadas, por no dejarla baldía

Y así seguiste viviendo y así seguiste callando…,
Más nadie pudo impedir, que tú siguieras soñando
el inculcarle a los tuyos; como irle despertando,
las ganas de conseguir, lo que le estaban negando.
Y empezaste a enseñarnos, con un afán desmedido,
lo que con miles de esfuerzos llegaste aprender de niño.
De noche, tras de la cena, ya de trabajar cansinos,
nos enseñaste a leer junto a otros niños, vecinos.
Cuentas de las cuatro reglas; dictados del manuscrito;
leer en la enciclopedia; el corregirnos lo escrito…
Hasta llegar a olvidar, no por falta de cariño,
la importancia de los juegos en la vida de los niños.
A pesar de todo hallo, al escrutar el pasado,
miles de hermosos momentos, vividos junto a lado.

Tras las lluvias otoñales, o tormentas de verano,
arco iris en el cielo y nosotros de tu mano
buscábamos las retamas, para preparar la copa.
Jugábamos en la era, con tu bici o una pelota
hecha de tiras de goma, de alguna cámara rota.

Y en las mañanas de invierno, nos solías despertar
cantado viejas canciones de justicia y libertad.
Encendías la candela, con la torna de las mulas,
para tostar las tostadas, en la era casi a oscuras,
que mi madre una a una, telera en mano cortaba.
Quizás como ceremonia para empezar la jornada…
Con el paso de los días, llegaba la primavera
y con ella, nuevamente, la temporada de briega.
La castra del algodón y el cangueo de seguido;
la chasca que destapara el que quedaba escondido.

Con el verano llegaba también, la siega del trigo
y tú, mientras lo trillabas, nos montabas en el trillo;
entre tus piernas sentados y a tus perniles cogidos,
a fuerza de muchas vueltas, nos quedábamos dormidos...
Haciendo un alto en la trilla, nos tomabas en tus brazos
y nos llevaba de prisa, a la sombra del sombrajo.
¡Arduo destino fue el tuyo! pues la vida te obligó
el ser de tus propios hijos; padre, maestro y patrón…

Hay quienes se atreven, aún, por ignorancia o clasismo,
a censurar la rudeza, o acritud, del campesino:
Acritud, que es la impotencia de ese dolor escondido
del hombre, que sin razón, se le condena al olvido:
Aquel, que por no ceder, ante lo injusto, rendido,
ha de vivir ocultando, un ademán contraído,
ante el zigzag de su vida, porque los años le pasan,
en una lucha constante, a veces, casi sin pausa.
Años que parecen siglos, cuando la vida nos sigue
negando, una y mil veces, aquello que se persigue.

Por ello, disfrutas, hoy, de lo mucho conseguido,
a pesar de los pesares, en tus tres cuartos de siglo.
Que tu vejez sea remanso, de un descanso merecido.
Y, aunque lo empañe la duda, ante un sueño perseguido;
por tantos y tantos seres, sin que se haya conseguido,
confía en que tu meta, no quedará en el olvido.
¡Siempre ha venido el siguiente, cuando el anterior se ha ido...!

(Noviembre 1988)

19 comentarios:

Anónimo dijo...

maravilloso
Jose

el aguaó dijo...

Bellísimo texto. Hermosísimo.

Poco más se puede añadir.

Me ha encantado. Enhorabuena.

Un beso.

Canónigo Alberico dijo...

precioso texto, acabo de descubrir tu blog y me ha encantado


un saludo

FAMILIA BARREDA-JAÉN-HAMADA dijo...

Antonia, cada vez me gusta más tu blog. Me encanta darme un respiro de vez en cuando y releer tus poesias.
Todas son buenas, pero esta no se porqué me ha llegado a lo más profundo de mi alma.
!Ole tu arte!
un beso.

Conral dijo...

Querida Antonia, este poema es impresionante, como el que dedicaste a tu madre. La importancia de la memoria, de los recuerdos vividos por nuestros seres queridos y máxime si ya no están con nosotros.
Espero seguir leyéndote pues tu poesía es fresca y está tan llena de sentimientos que contagias.
Un abrazo.
Conchi

desde Lebrija para el mundo dijo...

Vuestros comentarios son de sumo valor para mi, y muy especialmente sobre este poema, Nunca lo había sacado a la luz pública; lo he sentido siempre algo tan fuerte; tan mio; tan íntimo... El de mi madre tamnién pero, no se por qué, el de ella lo he leído muchas veces en público, en cambio este no se si podría.
Muchas gracias y un abrazo a todos/as

Antonia

Conral dijo...

Antonia, he publicado un cuento que escribí en el blog de las estrellas... Cuando puedas me gustaría que lo leyeras. Sé que lo entenderás.
Un abrazo.
Conchi

desde Lebrija para el mundo dijo...

Tu cuento me encantó; te dejé un comentario. Es un pasado nuestro, presente en otros lugares, y que aquí queremos enterrarlo.
Besos

Anónimo dijo...

is wasted on this ignoble cause. You and your comrades have no choice but to agree.
------------------------
g5555d4o4o4u4h44vbc44gj4j4

Anónimo dijo...

"Cette armee russe que l'or de l'Angleterre a transportee des
------------------------
sdf6h9t8fg5cfgj5jt55cv55jy

Anónimo dijo...

the right sounded oftener and nearer. As soon as Tushin with his guns,

Anónimo dijo...

little closer to the center of the universe and must protect your position
cialis cost

Anónimo dijo...

out his hand to the lad.
zanaflex side effects

Anónimo dijo...

Yaroslavl the thought of what might await her there--not after many
singulair

Anónimo dijo...

"The place for passion's the bedroom," she said curtly, closing off any
zovirax

Anónimo dijo...

everybody did. But notwithstanding this, Boris embraced him in a
metformin

Anónimo dijo...

been safely transferred into the book, with a rock to hold it down while he
hair loss nizoral

Anónimo dijo...

world had skewed into a place where babies were sacrificed behind closed blinds
elavil

Anónimo dijo...

complex assortment of tubes, it floats silently away and dissipates, leaving not
prilosec