martes, 21 de octubre de 2008

¡DEJANOS SOÑAR!

Piensa lo que estas diciendo
y, si puedes cállalo.
no sea que lo que digas
en otro cause pavor.

Y, aunque se a ciencia cierta
lo que tú dices verdad.
¡Silencio! No lo comentes.
Deja a la gente soñar,
que, a veces, solo soñando
se cambia la realidad.

¡Un pueblo que no soñó
jamás hecho a caminar

5 comentarios:

Nimux dijo...

Pues no, no estoy de acuerdo.
Prefiero decir a un cofrade que no hay dios y a un triste que ella no volverá, antes que callarme.

desde Lebrija para el mundo dijo...

Bueno, yo no me atrevería a decirle a nadie que no hay Dios, porque no se lo puedo demostrar, y por que es es un sentimiento que se apoya en la fe y su fe yo no la puedo negar. Al que llora la ausencia, difinitiva, de la persona amada, yo no le diría que volverá, pero si le diría que fue afortunado por haberle tenido.
Soy defensora de la palebra clara y leal, sobre todo esto último.
Este poema fue "enviado" a los agoreros que matan ilusiones, cortan alas, y siembran desesperanzas sobre la única vase de sus pre-juicios.
A una persona que lucha con ilusión contra alguna adversidad no se le deve anunciar su fracaso de ante mano; no es honesto y, además, me puedo equivocar.

saludos

Antonia

desde Lebrija para el mundo dijo...

nimux, he visitado tu blog y he querido dejarte un comentario pero no me ha sido posible. Entiendo tu actitud, aunque no la comparta. Cada cual tiene derecho a vivir su experiencia como crea, siempre que no arrastre a otro consigo.
saludos

La Calderón dijo...

Hola Antonia, me encanta lo que escribes, en la poesía dedicada a Federico, te he dejado un mensaje, y tambien entré en el blog de Nimux, debido al comentario que te ha hecho, evidentemente, es un ser que necesita ayuda....pero...si se autoexcluye...bueno,te envío un abrazo virtual y nuevamente le doy las gracias a la casualidad porque hizo que entraras en mi incipiente blog.
A catorcemil Km. de distancia, hay cosas que nos unen.
Susana.

desde Lebrija para el mundo dijo...

La verdad que nos unen intereses y rasgas; sexo, edad, capricornio, la poesia, inquietudes, vivencias de desplazamiento geografíco... He pasado más de 30 años fuera de España. Allí quedaron muchos amigos de distintas parte del mundo; también argentinos. Y allí sigue mi hijo.
Me alegro que la casualidad nos haya puesto en contacto. Son cosas interesantes de la tenología.
Un abrazo
Antonia